ALFONSO PEÑA
ALFONSO PEÑA  (Costa Rica). Narrador, poeta, artista visual. Ha publicado libros de narrativa, poesía visual, y sus "Conversas". Buena parte de sus ficciones han sido traducidas al portugués, inglés, francés, etc.. Colabora con regularidad con diversas revistas internacionales. En colaboración con la artista Amirah Gazel organizó la expo surrealista internacional "Las llaves del deseo", Costa Rica, Cartago, 2016.
Dirige la revista Matérika www.revistamaterika.com
 
SURREALISMO EN CENTROAMÉRICA:
Un manojo de llaves mágicas…

¡Feliz cumpleaños! 

El 06 de marzo de 2017, se cumplió el primer aniversario de la apertura de la expo surrealista Las llaves del deseo, realizada en el Museo Municipal de Cartago, Costa Rica. 

No terminan de apagarse las velas de este festejo, y no cesa aún el clamor producido por el tintineo de las copas rebosantes de vino tinto, y del mismo modo hay manos solidarias que se entrecruzan, y ojos vivaces que miran y rememoran el tirón de imágenes, de complicidades y otras inquisiciones.

Todavía oscilan las palabras de Amirah Gazel, en su discurso de inauguración, delante de la numerosa concurrencia:

“Muchos de los que están aquí preguntan: ¿Qué es el surrealismo? No les voy a hablar de la génesis del Movimiento Surrealista, ni voy a desarrollar explicaciones, quizá, puedo decirles que el surrealismo no le pertenece a nadie; él acompaña a la humanidad desde los tiempos de los primeros hombres de las cavernas cuando ellos creaban sus dibujos y diseños para comunicarse y liberar el inconsciente…

Otros hablarán de surrealismo histórico y de cadáveres exquisitos, y otros lo fragmentarán en continentes, países, facciones y capillas…  Nosotros apostamos por el surrealismo orgánico, lejos de las conjuras y dogmatismos… Clamamos por la acción de confraternidad, de poesía, amor y libertad… De comprensión, en un tiempo de tinieblas, de desigualdad social, de militarización, de terribles y acongojantes migraciones… Un mundo que está dando un peligroso viraje hacia los extremos más duros y envilecidos del despotismo… No obstante, hoy ante esta magnífica exposición puedo señalar que quizá el surrealismo es un cliché, pero un cliché de calidad; o quizá sea una máquina de coser con códigos digitales, no lo sé… Amigos: el surrealismo no es una estética, ni un cajón de zapatos… Y como dijo un artista amigo: Donde hay un surrealista, hay un grito de libertad.”

El guion continuó espléndido, emotivo, plagado de lumbrería… De repente, por una abertura lateral (¡la puerta mágica!) –En medio de los acordes acústicos y melódicos– emergió una mancha coreográfica, ataviada de colores llamativos y con antifaces en diferentes tonos y diseños… Ellos –eran alrededor de 15 niños y niñas– se deslizaban con gracia y sincronizados movimientos: hacían cabriolas y escarceos, manejaban la expresión corporal y compenetrados giraban sobre sí mismos y formaban una acrobática composición. Parecían fantásticos danzarines, sin temores, ni titubeos… Más de un espectador se interrogó sobre el origen de este grupo de danza… Más de un invitado quedó deslumbrado por el hechizo del momento… Lo que pocos sabían es que se trataba de un grupo de encantadores y extrovertidos muchachos con Síndrome de down… Eran los integrantes cartagineses del Taller Laboral  Seres de Luz… que bajo la tutela de Arte Amigo y conducidos por Amirah Gazel, en tiempo record de siete días, prepararon y ensayaron tan notable performance.  Aún resuenan en los pasillos, jardines, y muros del museo sus canturreos alegres y libertarios: Ashahshhhhhz…

El pensamiento surrealista está configurado de matices visuales, escriturales, psíquicos, esotéricos, primigenios, creacionales, y la música es un elemento muy trascendente, simbólico, sanador… ¡Que lo revalide Gregg Simpson! (y otros creadores en diversas latitudes…) y que el saxofonista no nos deje mentir, ya que desde la Costa Oeste en Canadá, hace acopio de la fusión surrealista: automatismo+sonido… Sus composiciones están rebosadas de la experimentación inconsciente, al compartir con otros creadores propuestas automáticas y conformar universos pluridimensionales con la mixtura pictórica/musical… 

Al efectuar esta paráfrasis es importante apuntar sobre la participación en la expo de la Orquesta Juvenil de Música de Cámara de Cartago, que de un modo efervescente, dio a conocer sus creaciones y algunas composiciones de músicos universales. La estrategia no es nueva, en los últimos tiempos se utiliza de un modo lúcido, y tiene que existir la innovación, la renovación para aunar esfuerzos y recursos visuales y sonoros… Solo bastó –en el instante de las interpretaciones– observar la reacción de más de uno de los asistentes en una sala marcando con el pie derecho la melodía, llevando el ritmo con sus cuerpos y con sus ojos desorbitados anclados en una figuración o abstracción de un cuadro en la pared…  

Las compuertas de par en par, saltaron los cortinajes, la concurrencia recorrió el recinto, el magnífico espacio… Se podía pasar en pocos pasos de la creación más eclética, a los carteles poéticos insurrectos, la pintura desenfadada, a los poemas visuales, a las series de imágenes figurativas y abstractas… Una instalación con piernas de maniquíes, una botella con microrganismos, una antigua máquina de escribir, la desvencijada refrigeradora como una antítesis de la memoria, grabados, dibujos, fotos, diseños, objetos, ensambles, volúmenes en miniatura,  y los espléndidos collages como la representación lúdica e incendiaria del surrealismo…

¡Otra Estación de lo Maravilloso!

108 jinetes que galopan en caballos de platino 

La organización, conformación y la “puesta en escena” de la exhibición Las llaves del deseo, significó un impulso grupal, múltiples esfuerzos, y maravillosas sorpresas por término de 15 meses.  

Sabemos que el surrealismo está constituido de células, corpúsculos, grupos minúsculos, cómplices, amigos de amigos, por lo tanto es de suponer que hay que armar una telaraña efectiva y global de indudable alcance. No es de extrañar, que pese a la extraordinaria convocatoria de los organizadores, algunos artistas no participaron por diversos motivos personales, quehaceres, compromisos, etc.

Sin embargo, si efectuamos una sumatoria nos damos cuenta de la intensidad en la participación: 108 artistas, alrededor de 350 obras –entre artistas visuales, poetas, instaladores, collagistas– y 27 países. Como se dice: “No fue fácil” llevar a puerto seguro una manifestación de este calibre.

Creemos efectivamente que solo el surrealismo con su “realidad paralela”, la independencia, la mirada subterránea y crítica ante el sistema, y su libertad creativa, puede lograr exhibiciones con tan brillante participación colectiva.

Bajo el volcán… 

Las “gigantografías” (en las paredes más altas) que anunciaban la expo Las llaves del deseo con sus tonos bermellón, blanco, y amarillo, fue el faro preciso y llamativo para convocar al público a admirar la palpitante exhibición, sin embargo, la ciudad de Cartago con su historia antigua, con sus   orígenes y vestigios prehispánicos y su doloroso pasado “colonial” conforma un sugestivo marco para el asentamiento y desarrollo de esta manifestación del inconsciente. Y si a esto sumamos el entorno surreal, con sus bosques, ríos, volcanes, florestas, valles con árboles milenarios, ciertamente no se podría escoger mejor escenario.

Con una rica y variada “agenda cultural” que se desarrolló durante una semana, el público tuvo la oportunidad de compartir y conocer algunos de los artistas participantes. En las diversas salas del museo hubo cine surrealista, música, y danza, talleres de imaginación activa, talleres de los sueños…

A lo largo de los días se proyectó la conferencia de la pintora Susana Wald y su mundo onírico visual. Durante varias horas la creadora realizó un recorrido por su amplia vida, sus logros (todo por medio de imágenes digitales y la verba cautivante), su obra plástica, literaria y como editora que ha destacado en diversos ámbitos. Lo mismo que su anecdotario personal que transita por los diversos nombres del surrealismo: Granell, Cesariny, Jager, Pellegrini, Moro, Gómez Correa, etc…

De la mano del poeta Paúl Benavides, la también poeta mexicana Aglae Margalli presentó su creación más reciente Delirios de la lengua, volumen poético que en cierto modo es un diálogo alucinante con el poeta y vidente Antonín Artaud.

Del artista gaúcho Fernando Freitas Fuão se presentó la conferencia: “El collage en Brasil”. De un modo suelto, con conocimiento y ¡digámoslo! “maestría”, el autor de A collage como trajetória amorosa, disertó, compartió, rasgó, pegó, sus propuestas que se conectan con la filosofía, la arquitectura, la literatura, las artes, la poesía. ¡Una charla notable!

El poeta  cearence Floriano Martins, nos acercó al maravilloso universo de Artur Cruzeiro Seixas. El investigador brasileño y autor de importantes volúmenes sobre el surrealismo, participó con citas cultas y pasajes biográficos de primera mano y nos dio a conocer el libro del artista luso Confissões de um espelho, en el volumen se remarcan pasajes poco conocidos y llenos de gracia en el intercambio epistolar, fluido y apasionado, entre los dos creadores y parceiros.

Del pintor y poeta argentino Miguel Lohlé, asistimos a su ritual de “Ópera prima”: el poemario On the rocks. En el prefacio el escritor guatemalteco Rafael Cuevas apuntó: “Agreguemos a nuestra metáfora, entonces, que la poesía de Lohlé es una corriente lírica y reflexiva que fluye frente a nosotros como reflejo subjetivo de una realidad que se siente y se piensa”.

Fabio Guevara, psicoanalista jungueano, trabajó con los artistas participantes en la expo y desarrolló su taller de imaginación activa. El psicoanalista dejó el enfoque al azar, del papel en blanco surgieron trazos, puntos, elipses, intersticios, todo efímero, con contornos estimulantes y automáticos…

Los artistas Amirah Gazel & Alfonso Peña, dieron a conocer su complicidad poética visual Paralelo/Centrífugo. El volumen está conformado de collages, poemas, automatismo y humor. Enrique de Santiago en el pórtico de la edición afirma: “El  mensaje es áspero, tanto en las piezas que contienen cierta variedad cromática, como en las más austeras –en blanco y negro– las cuales se encaraman hasta la pupila, la sacuden, inquietan y la hacen aullar en propia noche.”

En el Centro de Estudios Brasileños de San José, se presentó el libro en edición bilingüe (español/portugués) de Alfonso Peña: Labios pintados de azul, es un volumen muy bien cuidado y cuyo “proyecto gráfico” está bajo la tutela de  Floriano Martins con 14 de sus ensambles originales,  y que  simultáneamente fueron exhibidos  en las paredes de la galería del CEB.

El viernes 11 de marzo, con un sol intenso y tonalidades azul cobalto en el firmamento, se llevó a cabo el cierre de las actividades culturales de la expo.

Las “Ruinas  de Cartago” es una antigua edificación plagada de símbolos e historia de la “Vieja Metrópoli”, al tiempo que es un espacio de reunión, pasatiempo y diálogo para los moradores de la misma. Dentro y fuera de la maciza edificación, que fuera arrasada, por el terremoto de Santa Mónica (1904), el entorno, ¡perdón! por usar adjetivación abigarrada, es “fenomenal”: destacan las flores coloridas, las plantas tropicales, acuáticas, el musgo verdeocre y las trepadoras... Quizá, impresiona que es totalmente a “cielo abierto”, en medio de la fortaleza de sus muros…

De un momento a otro los poetas cartagineses, y los surrealistas convergimos en una lectura pública, y llena de oralidad e intercambio amistoso. Los versos y metáforas fluyeron entre los niños que escuchaban, y los adultos que extrañados no sabían lo que sucedía… La respuesta fue recalcada por una especie de personaje –semejante a Antonín Artaud–  que de súbito brotó entre las flores y las mariposas multicolores: “Tengan cuidado están bajo el volcán…”

Papel digital... 

Semanas después de la inauguración de la exitosa expo Las llaves del deseo, presentamos la edición digital del catálogo. Se trata de una excelente producción editorial de Artedition y su equipo de diseño gráfico. En los controles digitales el web master Gaetano Andreoni y en la faena gráfica la artista Amirah Gazel.

Las   bellas y entrañables Esferas de piedra (prehispánicas) “Patrimonio de la humanidad” del valle del Diquis en la zona sur de Costa Rica, es el “telón de fondo” que le da la bienvenida a visitantes, amigos y lectores.

El sitio web posee una propuesta ágil en la navegación. En segundos se puede transitar por un atractivo menú que ofrece muy buenas rutas y sorpresas.

El catálogo se puede visitar en el enlace:

http://agorart.org/las_llaves_del_deseo/es/inicio.html 

Otras sumas

Al exhaustivo trabajo que conlleva la producción y edición del “catálogo digital” hay que adicionarle la muestra colectiva de las imágenes de los 108 artistas participantes… En orden no cronológico la navegación nos transporta por un amplio abanico de diseños, grafías, color, metáforas, collages, etc…

La poesía está representada por 29 poetas en un amplio enfoque escritural, compuesto de símbolos e imágenes, estilos, sondeos, etc… En las versificaciones podemos encontrar ironía, provocación, subvertir el orden constituido… el deseo, lo esotérico… y mucho más…

Mención especial merecen los apartados de los videos de las diferentes presentaciones, la música siempre presente, y también se pueden leer y consultar las reproducciones de las publicaciones en la prensa nacional e internacional.
Los medios electrónicos y el libro impreso…

Para los contemporáneos, lo escritural y “hacer textos” siempre ha significado una característica inequívoca. No obstante, desde inicios del siglo XXI ¿no impera la idea de que internet y la cultura capitalista multimedia y sus negocios globales han desplazado al libro? Los ejemplos y las estadísticas ponen los “pelos de punta”… Hay miles y miles de canales de televisión y cable en todo el planeta… Legiones de cyberscafés en todas las ciudades… Los libros se pudren y pulverizan en los acopios de las bibliotecas de muchos países, por la falta de uso, de solicitud de los lectores… (No dan abasto los restauradores de papel, esa ¡rara raza!). Las bibliotecas (sus salas) se han convertido en un intenso y agitado tráfico de internet y ¡Ojo!, la que no tenga WF puede ser señalada de sospechosa y arcaica… Es un clamor general, casi obseso de que cada vez hay “menos lectores”, entonces, ¿cuáles estrategias se deben emplear para que los niños lean libros, cuando son bombardeados por los móviles, la tv, las tablets, los juegos electrónicos, etc…?

Para los organizadores de la expo este tema fue un desafío, un dilema… ¿Deberíamos quedarnos solo con el catálogo en línea o nos avocaríamos a buscar una solución inmediata?

Estamos de acuerdo en que debe de existir concomitancia entre los medios impresos y los digitales. La selección y la calidad deben ser las prioridades. Es urgente –ahora, más que antes– el fortalecimiento de las bibliotecas y librerías, lo mismo que las editoriales y que el libro impreso “el comercio” del libro se restablezca con precio de mercado viable a los escuálidos bolsillos de los lectores...

En resumidas cuentas (y estas reflexiones se pueden alargar hasta el infinito) decidimos publicar una versión impresa del “Catálogo”.

Con la colaboración y auspicio del Museo Municipal de Cartago, editamos un dinámico y manejable volumen en papel couché, en policromía, con las reproducciones (de poetas y artistas visuales) de los 108 participantes en la expo.

Sobresale la pulcritud, el buen gusto y el diseño ordenado de esta publicación, que sin tener el despliegue del “catálogo digital” (con alrededor de 700 páginas virtuales) es una puntual memoria física, un documento muy fiable para artistas, amigos, e investigadores del surrealismo, que siempre claman y reclaman por la edición impresa.

¡A todos nuestro agradecimiento!

San José, Escalante, marzo/abril de 2017.

 

 

 

 

   
   
   




 



hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano